lunes, 7 de febrero de 2011

Teoría del Flujo

En la clase del hoy hemos debatido sobre la teoría del flujo. Ha sido un debate muy interesante y hemos sacado unas conclusiones bastante buenas.


La teoría del flujo propuesta por Mihaly Csikszentmihalyi establece, entre otras cosas, una relación entre las propias habilidades y el desafío de la tarea, que puede conducir a un estado que Csikszentmihalyi llama flujo, un estado que podría llamarse también plenitud. 


Flujo y habilidades 
Debe existir un equilibrio entre las habilidades y los desafíos planteados, es decir, si a una persona se le plantean unos desafíos difíciles de resolver para la persona puede producir estrés en la persona por no ser capaz de resolver la tarea. Las personas que son capaces de establecer un equilibrio entre las habilidades y los desafíos son capaces de involucrarse mejor en la tarea  aparece un desafío importante que pone nuestras capacidades al máximo, al entrar en juego nuestras habilidades tomamos cierto control de la situación y la ansiedad desaparece para finalmente entrar en un estado de fluidez.



Estado de Flujo
Para ser capaces de llegar a un estado de fluidez tenemos que: 

  • Establecer metas claras, debemos saber el fin al que queremos llegar. 
  • Tener un feedback seguido de las acciones. El entorno debe reforzar positivamente la tarea que estamos haciendo. Hacer una tarea y que no sea reforzada por el entorno puede parecer que no es provechosa o que lo estás haciendo mal. Lo mejor sería realizar un auto-feedback y realizar trabajos creativos sin tener que recibir un refuerzo positivo de los demás.
  • Establecer un balance entre los desafíos y las habilidades. En el estado de flujo, sentimos que con nuestras habilidades somos capaces de realizar la tarea. Cuando sentimos que los desafíos son demasiado altos para nuestras habilidades, o que nuestro potencial es mayor que las oportunidades para expresarlo aparece frustración o estrés.

  • La concentración y la acción es muy importante en el estado de flujo, nuestra concentración está enfocada en lo que hacemos. Una mente unificada es requerida para el ajuste cercano entre los desafíos y las destrezas, y se hace posible por la claridad de las metas y la constante disponibilidad de feedback. 
  • Debe desaparecer el miedo al fracaso. En el estado de flujo, estamos demasiado envueltos como para estar preocupados por el fracaso. 
  • Se distorsiona el sentido del tiempo. Nos olvidamos del tiempo y las horas pueden pasar en lo que parecen ser unos pocos minutos.
  • La actividad se vuelve un fin en sí misma. Realizamos actividades no solamente porque nos gusta, sino para alcanzar una meta que nos hemos propuesto. En muchos sentidos, el secreto para la felicidad es aprender a obtener el flujo de casi todo lo que hacemos, incluyendo el trabajo y las labores familiares. Si casi todo lo que hacemos vale la pena hacerlo por sí mismo, entonces no hay nada desperdiciado en la vida.

Flujo y felicidad
A mayor flujo que experimentemos en la vida diaria, más probable es que nos sintamos felices en general. 
El vínculo entre el flujo y la felicidad depende de si la actividad productora de flujo es compleja, si conduce a nuevos desafíos y de esta manera al crecimiento personal y cultural.

Flujo, trabajo y tiempo libre
Eduard Punset realizó  una entrevista a Mihaly Csikszentmihalyi en la cual se trata el tema relacionado con el flujo y el trabajo.

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario